Make your own free website on Tripod.com

Yo soy MAC

Agradecimientos

Por la colaboración y el apoyo directo e indirecto.

Quiero agradecer principalmente a Frank, mi esposo, por creer en mi y por apoyarme en mi decisión de comenzar una terapia que escogí, con la intención de sanarme de una enfermedad que dicen: "Es incurable."

Por experiencia propia, sé que no es fácil cuando alguien que padece de una enfermedad grave, le pide a su pareja, a sus hijos, a sus padres o algún miembro muy querido de su familia, que respete una decisión como la que yo tomé—algo tan fuera de los parámetros favorecidos por la medicina convencional—ya que aquellos que nos aman desean ayudarnos, y lo que menos quieren es equivocarse a la hora de apoyar una decisión tan delicada. Sin embargo y por suerte, Frank también es de mi misma opinión, por lo que al no sentir resistencia de su parte, me fue más fácil seguir adelante.

Hace algunos años, antes de que me diagnosticaran cáncer de mama, Frank había diseñado un sistema de orientación personal, del que me convertí en su primera discípula. Aprendí, junto con él, a usar esa información, la cual después me fue muy útil para aplicarla no sólo en nuestros proyectos profesionales, sino en el caso específico de mi sanación.

Me refiero a la parte del método que tiene que ver con aprovechar los momentos más oportunos para consolidar (unir) o para disociar (separar) los elementos de un proyecto. Según ese sistema, hay momentos del día y del año en donde se conjugan energías-fuerzas que promueven la remoción de cosas que no pertenecen a un conjunto, como por ejemplo, el disolver un tumor, y otros momentos en donde las energías-fuerzas apoyan la reestructuración de las partes que deben integrar un conjunto, como por ejemplo, la regeneración de los tejidos o el aceleramiento de una cicatrización.

En otras palabras, comprendí que hay momentos para darle al Sistema Inmunológico las herramientas para su fortalecimiento, y que hay otros momentos en donde el Sistema Inmunológico usa toda la energía antes recibida para atacar y eliminar las células malformadas.

Más adelante, combinamos esta información con otra que obtuvimos del internet, un par de años antes de conocer el diagnóstico de mi enfermedad. Se trataba del P.N.I. (Psico-Neuro-Inmunología), una nueva técnica para la curación del cáncer y de otras enfermedades supuestamente incurables. Frank me tradujo la información y juntos conversamos al respecto, porque en aquel entonces nos pareció muy oportuno dársela a una familia amiga que tenían a la mamá con cáncer y recién estaba comenzando la quimioterapia. Quien diría que un par de años después yo estaría pasando por algo similar. Esta información está a la orden de quien lo necesite, con sólo oprimir aquí y seguir las instrucciones que se le presentarán. Sin embargo, antes de ir allá, le ruego que continue leyendo lo presente.

Es una pena que cuando uno está sano, piensa que enfermedades como el cáncer, SIDA y las alérgias crónicas sólo les ocurre a otros y no prestamos atención a la conveniente prevención. Sin embargo, curiosamente, creyéndome saludable y antes del diagnóstico, ya yo estaba estudiando una técnica de sanación por medio de la Energía Universal con mi amiga Marisol Mateo, lo que me permitió comenzar mi propia sanación sin saber que estaba enferma. Aún así, fue más fácil seguir "el trillado caminito" en donde comandan los estados de ánimo y los pensamientos perniciosos. De haber sabido que un cambio de actitud había que hacerlo en forma radical, sobre todo con respecto al modo en el que le hacemos frente a los problemas en la vida, habría hecho una mejor prevención de la enfermedad que se estaba formando. En parte, eso es lo que busco: ayudar a evitar que se presenten las mencionadas enfermedades.

En esta página quiero aprovechar para agradecer a mis hijos por su inestimable colaboración, comprensión y apoyo, pues fue todo este cuadro familiar, en conjunto, lo que me dio el deseo de vivir, para querer estar presente y compartir con ellos el futuro: ser una abuela ideal, poder ver el crecimiento físico, emocional, intelectual y espiritual de los mios, al lado de mi gran compañero.

No podía faltar el amor y la consideración de mi hermana, Marisela, quien a pesar de vivir en otro país, hizo grandes esfuerzos por estar cerca de mi, de demostrarme su cariño y de brindarme su apoyo. También agradezco el cariño de mi familia y amigos de Panamá y Chile.

Asimismo, quiero agradecer a mis amigas y amigos todos, quienes se mostraron muy diligentes e interesados en mi caso y quienes me brindaron mucho apoyo y afecto. Quiero dar especial gracias a Danielle Pineaud, quien a menudo me invita a reunirme con ella para practicar ejercicios en pro de la buena salud. Comencé a establecer una conducta saludable a través de esos ejercicios que ella practicaba. Tan pronto como pudo, Danielle me consiguió material informativo, que aunque no era sobre el P.N.I., hablaba prácticamente de lo mismo. Luego me presenta a Liseloth Garrido, una amiga de ella, médico patólogo y alguien muy espiritual. Liseloth, efectivamente, un ser maravilloso, quien sin conocerme y siendo una persona muy ocupada, reserva tiempo para mi. Es entonces cuando Liseloth me habla de la Dra. Marianela Castés, como la principal profesional médico que emplea la Psico-Neuro-Inmunología en Venezuela, que es donde resido, dando talleres sobre la curación del cáncer y enfermedades autoinmunes, mediante técnicas de visualización de la salud.

Cuando le conté a Frank que en Venezuela alguien ya estaba trabajando con el P.N.I., juntos fuimos a contactar a la Dra. Castés. Faltando sólo un mes para asistir al taller donde la doctora impartiría este conocimiento, Liseloth me presta un libro muy gordo sobre patología humana, para que lo leyera y me enterara de lo que yo tenía. Enseguida, como es mi costumbre, pensé en los niños que sufrían de esta enfermedad (y de otras similares), ya que toda mi vida enfoqué mi trabajo hacia los niños, en forma de cuentos infantiles. De ese libro gordo nace la presente idea de "MAC: Un Socio ni tan Silencioso." Un cuento basado en las técnicas del P.N.I., que espero ayude, a su modo, a los padres y a los niños que POR AHORA sufren de cáncer.

Es por lo anterior que le digo,
¡Acompáñeme en esta aventura!


Ir a la Presentación de los Personajes.


Copyright © 2000 Araceli (Cheli) Consolani de Desmedt
Revisión más reciente: Septiembre, 2000